martes, 12 de julio de 2016

PROGRAMACION NEUROLINGUISTICA - PNL

Todos los seres humanos en algún momento de nuestra vida nos detenemos a pensar cual es el tipo de mentalidad que ha estado dirigiendo nuestro accionar,  nos preguntamos porque no ha resultado esto o aquello, nos frustramos ante algún fracaso, tiramos la toalla porque siempre buscamos esa respuesta en el resultado y no en el principio que lo generó y seguimos erróneamente tratando de hacer arreglos que no  serán perdurables.

Se ha demostrado  a través los años  que podemos tener mejores resultados en nuestra vida si empezamos a reprogramar nuestros esquemas mentales, tomando en cuenta que cada pensamiento genera una emoción, esta a su vez genera una conducta y esta termina arrojando un resultado, es como la muy usada técnica de pensar que estamos comiendo limón agrio y  automáticamente nuestra boca va a empezar a salivar por ese pensamiento.

Existe una disciplina con orígenes en los años 70 llamada programación neurolingüística o PNL que plantea que para que el cambio sea perdurable debemos desaprender los patrones negativos,  esos que nos enseñaron nuestros padres o que erróneamente aprendimos del ambiente donde nos desarrollamos  y reaprender patrones positivos en base a conocimientos adquiridos y experiencias que nos hayan generado resultados satisfactorios, vigilando constantemente tanto nuestras imágenes mentales como lo que hablamos o exteriorizamos a través de nuestro comportamiento, cambiando así una mentalidad táctica (que busca lo fácil e inmediato) por una estratégica (que está consciente de que tiene un destino pero para llegar a el debe agotar un proceso, debe hacer un esfuerzo).

Es un tema muy amplio y apasionante para mí,  no es tan fácil desaprender un patrón que hemos usado por años,  pero empecemos a ver si lo que queremos para mañana lo lograremos con la conducta que hemos tenido hasta hoy o si necesitamos un cambio permanente que nos ayude a llegar a ese destino, embárquese en un proceso de crecimiento, mantenga su sierra afilada, confié en que puede y se sorprenderá del resultado.

Con amor.