jueves, 28 de julio de 2016

Desentierra Tus Talentos

Sé que la mayoría de ustedes ha escuchado hablar de la parábola de los talentos (Mateo 25:15), nos habla de un amo, que al irse entrego a sus siervos 1, 2 y 5 talentos respectivamente, uno de ellos lo guardó, los otros lo multiplicaron por medio del uso y la negociación, en fin cuando leía esta parábola siempre pensaba en el significado literal que tenía acerca del dinero, sin embargo es una parábola que podemos aplicar a muchísimos otros aspectos de nuestra vida. 


Desde un punto muy personal puedo interpretarlo de la siguiente manera:

 1) El siervo al que el amo le dio un talento y lo escondió, me habla de las personas que tenemos en las manos las herramientas para tener éxito en todo lo que emprendamos pero por temor y falta de valentía nos paralizamos y permanecemos siempre en el mismo lugar, esperando que llueva café en el campo. 

 2) El siervo que recibió dos talentos y gano otros dos, se asemeja a las personas que solo usamos nuestras habilidades para el bien individual, somos productivos, autosuficientes, pero austeros, desconocemos la ley de la siembra y la cosecha

 3) El siervo que recibió cinco talentos y gano otros cinco, somos las persona que tenemos las herramientas, somos productivos y autosuficiente, pero que estamos claras y determinadas no a esperar que llueva café, sino a provocar esa lluvia, que tenemos la certeza de que nuestros talentos deben servir para ayudar a alguien más, para levantar a alguien más, que sabemos que la vida tiene sentido cuando somos capaces de verternos en otros, de dejar un legado.

Las preguntas aquí son ¿sabemos cuáles son nuestros talentos? ¿Sabemos que es lo que hacemos súper bien y al hacerlo resulta en beneficio tanto para nosotros como para los demás? 

Si la respuesta es NO, debemos detenernos, analizar y observar cuales son esas cosas que nos dan felicidad genuina, que aceleran el corazón, que detienen el tiempo, que nos dan energía, gozo, en fin nos hacen ser personas realmente felices independientemente de cuales sean nuestras circunstancias en ese momento.

Si la respuesta es SI, hay que atreverse a no dejar que pase un solo día sin hacer algo que nos ayude a desarrollar esos talentos, a veces por más insignificante que creamos que es lo que hacemos debemos recordar que una gota constante en una piedra puede hacer un hueco, si nos determinamos a dar el primer paso las puertas se abrirán. 

Cuando sepas cuales son tus talentos EUREKA!!! Sabrás cual es tu propósito en esta maravillosa vida, por la que no puedes pasar desapercibido, en la que por amor a tu creador tienes que dejar un legado, dar a otros de lo que se te ha dado por gracia.

Siempre agradecida, un dulce abrazo..