sábado, 16 de abril de 2016

¡NO TE RINDAS!



Sé que a muchos nos pasa que encontramos en la calle a muchos niños, adolescente y  jóvenes,  hambrientos, sucios, descuidados, algunos ya arropados por el vicio de las drogas, temblorosos, ausentes, sin idea alguna de lo que significa un abrazo, un  te amo antes de dormir, un regalo de cumpleaños, una comida preparada para ellos con el ingrediente secreto: “amor”.

La razón real que provoca esta situación es la falta de conciencia de lo que significa realmente ser padres, entonces llegan las  excusas como la falta de recursos, la falta de apoyo, la falta de ayuda y se tira la toalla bajo el pretexto del “no puedo más”.

Creo que todos,  a diario somos aprendiz de padres, nuestros hijos todos los días nos enfrentan a un reto nuevo y aunque existen muchas recomendaciones psicológicas y de expertos que pueden ayudar, siempre nuestra propia lucha obtendrá un resultado distinto, pero algo que si funciona es no rendirnos, probar todos los métodos y negociaciones posibles hasta que tengamos el resultado deseado, educarlos en la fe, poner sentimientos de amor en sus corazones, enseñarles solidaridad, respeto por ellos y por los demás, corregirlos con firmeza a tiempo, sin dejar pasar pequeños detalles que luego serán grandes problemas, creo que es difícil (no imposible) que un niño que se sienta amado y protegido pueda acceder a vicios y comportamientos incorrectos,  la mayoría de la gente que cae en estas situaciones tiene vacíos en sus vidas que en la mayoría de los casos proviene de sus hogares.

Un hogar puede estar conformado de distintas formas, en todos los tiempos hay  padres y madres solter@s o viud@s, también hay hogares de dos personas que viven juntas pero no son parejas y también hay hogares completos llenos de afecto, pero la persistencia, el amor, el control, son las cosas que al final definen el resultado.

Un rol importante que no podemos dejar de jugar en la vida de nuestros hijos es el rol de amigos, y sabernos poner bien ese traje para generar en ellos la confianza de contarnos y consultar con nosotros cosas que requieren de información clara para sus vidas, nuestra sociedad exige información para nuestros hijos oportuna sobre sexualidad, alcohol, drogas, armas, etc. y nuestro papel de amigos es el ideal para entrar en esos temas.

Pidamos fuerzas, paciencia y dirección a Dios para administrar ese tesoro que nos ha dado aquí en la tierra, pidámosle que no nos permita rendirnos, que nos permita tener hombres y mujeres de bien, sobre todo no dejemos de orar por ellos, el poder de nuestras oraciones mantendrá a nuestros hijos bajo la cobertura perfecta de la gracia de Dios.

Un Dulce abrazo.


Siempre agradecida, Dios ha sido bueno.